ComplementosTendencias

Zappos: zapatos y estrategias

Zappos

La empresa norteamericana de zapatos Zappos ha ideado una estrategia de filiación de sus empleados que a simple vista parece descabellada: ofrecen a sus recién contratados mil dólares para tentarlos. No para tentarlos de quedarse, si no para irse. Les dicen: “Bueno, recién habéis entrado, pero si queréis iros, tomad mil dólares“. La idea es que, cualquier día, el empleado menos identificado con la compañía toma el dinero y a otra cosa. Pero aquellos que se sienten parte de la empresa rechazan la oferta y se quedan.

Así lo explica Bill Taylor, en un artículo para Harvard Business Review. De esa manera, la empresa se asegura los mejores empleados, los más dispuestos a trabajar. La dirigencia de Zappos dice, por otro lado, que apenas un 10 % de los contratados toma el dinero y huye. Es que la empresa ofrece más que un empleo: se trata de una cultura innovadora, formas nuevas de organización y de contratación que hacen que trabajar en Zappos sea en verdad gratificante.

En rigor, el CEO de la compañía, Tony Hsieh, ha estado elevando el monto de dinero que ofrecía a los empleados para irse: comenzó con u$s 100, siguió a 500 y eventualmente ofrecen 1000 dólares a quien los quiera tomar. Pero pocos lo hacen.

Zappos es una empresa ya conocida por sus innovadores conceptos y por marcar tendencia en otras áreas de la organización laboral. En sus almacenes, por ejemplo, reina el desorden. Los zapatos nuevos se mezclan con los viejos y no hay un sistema de clasificación de la mercancía. Simplemente, cuando los empleados tienen que buscar un tipo de zapatos específicos, se dirigen a los ordenadores, que les indican en dónde están.

Otro de los usos innovadores, como indica Juan Freire en su blog, es el uso de Twitter para la comunicación corporativa, contando el CEO con unos 5000 seguidores que querían saber de sus actividades a cada momento. El twitter permite una comunicación descentralizada y desordenada, que funciona para llegar efectivamente a sus clientes.

Fuentes | Juan Freire | KK | Hardvard Business Review