Mamás

Volver al trabajo tras la baja maternal

baja maternal

Después del embarazo y el nacimiento del bebé, las madres tienen derecho a unos meses de baja maternal, en muchos casos y siempre que la empresa lo permite, es habitual extender esta baja con una excedencia, pero, en ambos casos llega el momento en el que hay que retomar el trabajo y dejar al pequeño.

Asimilarlo con tiempo

No todas las mujeres reaccionan de la misma forma a la vuelta al trabajo después de tomar un bebé, pero en la mayoría de los casos hay sentimientos encontrados: culpabilidad, estrés, dudas, o necesidad del volver a una rutina son comunes a medida que la fecha para volver al trabajo se acerca.

Para el reloj es imposible, así que irlo asimilando con tiempo es esencial para evitar que la ansiedad aparezca en los días previos, después de todo, el niño nota los sentimientos de la madre y, lo mejor es afrontarlo con una cierta tranquilidad.

Una buena forma para reducir los sentimientos negativos es planificar muy bien con quién se va a dejar al bebé y siempre que sea posible, una buena solución es contar con la ayuda, aunque sea parcial, de algún familiar o amigo de confianza.

Volver al trabajo después de una baja maternal

Antes del embarazo, el trabajo podía ser primordial, pero es posible que después del nacimiento del bebé las prioridades hayan cambiado y que el empleo se vea desde otra perspectiva.

Modificar horarios de trabajo para concentrar más las horas o, incluso hablar con el jefe para reducir la jornada de trabajo en los primeros meses de vuelta al empleo pueden ser una buena forma de reducir la ansiedad ante la perspectiva de estar muchas horas lejos del recién nacido.

A medida que el pequeño crezca y aumente su autonomía, la vuelta al trabajo se hará mucho más sencilla.