Salud

Vivir sin estrés (II)

Vivir Sin Estres Ii

En el primer post de esta misma serie fundamentaba la importancia de leer estos consejos con atención. No hay ninguna razón válida para que no te demuestres amor a tí misma, y comiences a protegerte ante situaciones – imprevistas o no- que tiendan a inestabilizarte.

Así pues, aquí van los primeros consejos que sirven para un mejor control de tus actos y reacciones:

  • Ten sentido del humor

De acuerdo en que no es algo que uno pueda adquirir tomando unas pastillitas o unas vitaminas. Vivir con sentido del humor es una postura ante la vida, pero te aseguro, por experiencia propia que se puede aprender. La risa mejora la concentración sanguínea en las endorfinas, cuya función es a su vez es “calmar el dolor” y mejorar la resistencia a enfermedades. Aprende a reírte de tí misma, y vas a ver que esto te da una mejor perspectiva de las cosas.

Otra buena idea, siempre dentro de tus posibilidades, es promover un buen ambiente de trabajo en tu trabajo (parece una redundancia, pero no lo es). Yo trabajo cada día, unas 8 hs junto a un equipo de 7 u 8 personas; y créeme que uno de los mayores logros que tenemos es la forma cómo reaccionamos ante los momentos de mayor emergencia. Cuando hay que atender un cliente y algo falló, cuando la tecnología no responde adelante de toda una audiencia expectante…, cuando falla el plan “A” y nadie había pensado en el “B”…, lo primero que hacemos es mirarnos, abrir mucho los ojos, reírnos (si se puede.. cuando hay alguien importante adelante no se puede…) y reaccionar de inmediato para arreglar lo mejor que se puede la situación. Créeme que siempre lo logramos y la receta es justamente esa: el buen humor, la ausencia de reproches y el hecho de no buscar culpables, sino de pensar en positivo.

  • Aliméntate bien

Para controlar el estrés se recomiendan -aunque no lo creas-, alimentos naturales, que proporcionen las calorías suficientes para conservar el peso ideal y estar equilibrada. Este no es un tema menor, todo tu organismo acusa “recibo” de una alimentación sana, y esta afirmación es también válida en caso que no los consumas.

En nuestro próximo post van los últimos consejos.

Imagen: hoymujer.com