Cotilleos

Violencia en la pareja

Una pareja es la unión de dos personas que hacen la elección de descubrirse mientras la complementan con un vínculo amoroso (hago referencia a las relaciones estables). En la actualidad uno de los problemas sociales que ha comenzado a trascender es “la violencia conyugal”,  muchas veces puedes pensar que los gritos o alguna palabra agresiva es solo momentánea, debes estar alerta para que esto no se transforme en un hábito cotidiano.

Estar expuestos  a la constante tensión como consecuencia de que el vínculo se ha resquebrajado y cuando el respeto al otro comienza a perderse en el recuerdo de una promesa que se habían hecho. Casamiento, concubinato, pareja, novios … cualquiera sea el rótulo que le pongas a la pareja ha de tener fortaleza en esforzarse día a día en que el camino que han decido transitar juntos es un aprendizaje constante y que los medios para vivirlo es el buen trato.

La violencia tiene períodos de calma y sentimientos de luna de miel después de vivida la agresión (verbal, fisica o ambas) ese es básicamente el comienzo de la enfermedad. La agresión y el enojo manifiestos no desaparecen sino que se anestecian para volver con mayor ímpetu … es como si se fortaleciera en este lapso; la violencia crece y se disfraza de varias maneras para poder engañar a ambos, las partes de la pareja muchas veces comienzan a acostumbrarse y allí radica la gravedad de esta enfermedad social.

Roces, peleas, discusiones sin sentido, gritos infundados, golpes que comienzan a modo de chiste (así escuché a un individua decirlo) con el tiempo crecerán y el hábito de convivir con ellos también. En una primera instancia ponen de manera tramposa medios para cautivar al otro, luego la combinación de temor con rabia o  desconfianza provocan cambio de actitudes que llevarán a que el agresor sienta culpa por haber actuado de esa manera.

Si reconoces que tu relación de pareja tiene alguno de los componentes mencionados u otros  que te provocan daño, no dudes en consultar en quien confíes ya que estarás asumiendo la difícil pero enorme responsabilidad de lo que sucede.  Las palabras valentía y violencia comienzan con la misma letra, sin embargo la primera es imprescindible para superar a la otra.