Relaciones

Violencia en el Futbol

httpv://youtube.com/watch?v=aQH-B104G3Y

La violencia en el fútbol es moneda corriente ya que los recintos deportivos se han transformado en espacios propicios para los violentos que se disfrazan de partidarios de un equipo deportivo para explicitar su ira y conflictiva interna. Además, estos fenómenos de masa son inmemorialmente típicos ya que las personas en general se potencian en grupos y las acciones irracionales se suceden con más facilidad.

Otro hecho lamentable ha sucedido en Sudamérica, esta vez en Uruguay, durante un partido de fútbol que disputaban el Club Nacional de Football y otro equipo llamado Danubio. El partido se disputaba en un estadio pequeño con una infraestructura no apta para recibir grandes contingentes de personas.

El partido se desarrolló normalmente hasta que terminó y un grupo de hinchas ingresó al campo de juego ante la mirada pasiva de la policía. No tardaron en llegar a provocar a personas del equipo rival y a destrozar todo lo que encontraban impunemente. Luego la reacción de los otros violentos y el espectáculo lamentable de los golpes con palos y cualquier objeto contundente que pudiera dañar a otra persona.

El tiempo y la batalla transcurrían, en total el bochorno fue de unos siete minutos y la policía seguía mirando como los violentos se golpeaban en el campo.
Cuando se aburrieron se fueron y los pocos detenidos era liberados a las pocas horas.
Es algo que se viene repitiendo y que en otras oportunidades ha dejado ya muertos y nada ha pasado. Hechos que suceden en Uruguay, Argentina, España, Italia donde el común denominador son los violentos que corren a las personas que quieren presenciar con sus familias un espectáculo deportivo y que impunemente imponen su violencia sin que nadie haga nada.

En el Uruguay no hace más de 25 años se enfrentaban equipos rivales clásicos como Nacional y Peñarol y las personas compartían la misma tribuna sin haber ningún tipo de problema. Claro que podía pasar alguna escaramuza pero no el tipo de problemas que suceden ahora. Asesinos y violentos proclaman su fanatismo y entonan canciones que hacen apología de la muerte y el asesinato como victorias por sobre otros. Una forma de pensar y actuar propia de animales con poco seso. Se festejan estupideces como robarle una bandera al contrario y cosas por el estilo, algo realmente para un montón de tontos. Personas que indudablemente están trastornadas, con serios problemas emocionales que vuelcan en un campo de juego.

Se dice que son pocos, sin embargo, cuando se entonan canciones insultantes y provocativas y hasta algunas que hacen referencia al festejo de haber asesinado a hinchas (esto como un trofeo), se levanta toda una tribuna con miles de personas a cantar: “matamos a dos y vamos a matar más …” y guazadas por el estilo … patético.

Lo peor es que se han transformado en protagonistas de estos eventos, si pensamos un poco en cualquier encuentro generalmente se enfoca con las cámaras a los ultras o los llamados barras bravas y allí están ellos mostrando su “pasión”. Con esto no se hace más que alimentar a estos tontos que se transforman en alguien al adquirir tal protagonismo.

Aquí tenemos un poco de culpa todos los que integramos una sociedad violenta que por medio de estos “síntomas sociales” refleja los enferma que está.