Relaciones

¿Vender la vivienda tras una separación?

Handing Over Keys, Sold Sign and House

Cuando una relación llega a su fin, las peleas continúan. Debemos tener claro que si no nos entendíamos juntos, nuestras diferencias se van a hacer mayores tras la separación.

No es por ser pesimista, pero es un dato comprobado. Las diferencias que hubiera en la relación crecerán en la separación, al menos los primeros meses de negociaciones. Conseguir que estas diferencias lleguen a un buen puerto es tarea de dos, como fue la unión que mantuvisteis.

Como consejo diría que no perdamos el tiempo buscando culpables y reproches. Cuanto más claro tengamos nuestro objetivo mejor. Cuanto más justos seamos, mejor también.

Intentar llegar a un acuerdo rápido y justo debería ser la prioridad siempre que sea posible.

Es muy cierto que existe una diferencia abismal si hay menores o si no. En el caso que así sea, todavía deberíamos ser más justos y eficientes, por el bien de ellos. Después de los hijos, que ellos serán nuestra primera preocupación, lo siguiente en disputa es la vivienda.

La ley dice que la persona que tiene la custodia de los hijos (en un tanto por ciento muy elevado es la madre) podrá hacer uso y disfrute de la vivienda común hasta que los hijos sean mayores de edad, asumiendo por supuesto su mitad de la hipoteca y soportando los gastos de comunidad y suministros. Esto es lo que dice a ley, pero ¿creéis que es lo justo?

Cada vez es más habitual que los padres pidan en las separaciones las custodias compartidas, ¿ahorro de pensión  o paternidad? ¿O las 2 cosas?

Sé que es complicado y que no existe una formula idéntica para cada persona, pero sinceramente creo que esta ley es la única que realmente favorece claramente a la mujer. Soy mujer, pero intento ser realista.

¿No sería más justo vender y repartir?  O en el caso que alguna parte pueda adquirirla en su totalidad ¿lo hiciera?

Con la vivienda se pueden dar varios casos:

_ Tenerla pagada, limpia de cargas. Ya sabemos que es una  cosa poco probable, pues duran más las hipotecas que los matrimonios. Pero si así fuera, los beneficios de su venta  serían limpios, a dividir entre 2. Mismas posibilidades de emprender una nueva vida.

_ Tener una hipoteca pequeña, asumible. Contemos que si se la queda la mujer, solo tendrá que pagar su mitad, mientras el hombre pagará la otra mitad y otro lugar donde poder vivir. ¿Es realmente justo?

_ Tener una hipoteca muy elevada, que prácticamente no podamos asumir. En este caso, no nos aferremos a ella, tratemos con el banco, intentemos una vía razonable y salgamos de una  vivienda que solo nos traerá problemas y largas noches de insomnio.

Como veis, en mi humilde opinión, todos los caminos llevan a desprenderse de la vivienda y empezar de nuevo. Si se trata una separación justa, será mucho más fácil ponerse de acuerdo en todo los demás temas.

Siempre nos excusamos diciendo que es por nuestros hijos, pero ¿os habéis planteado que es por nuestra comodidad? La que sea madre de un hijo varón, que piense que el caso le ocurriera a él, a nuestro hijo cuando fuera mayor.

Soy madre separada de 2 hijos, y yo siempre he pensado así. Pienso  que si a mis hijos el día de mañana no les funciona   bien la relación que emprendan, deberían tener la misma posibilidad de quedarse en la vivienda. ¿Cuántos hombres separados han de volver a casa con los padres porque no pueden pagar una vivienda para ellos?.  Ya pagan la mitad de una vivienda, pero no pueden vivir en ella.

La misión ineludible de ambos progenitores debería ser cuidar  de sus hijos,  esforzarse  y preocuparse por ellos, intentar que no les falte nada, sobre todo cariño y estabilidad.

En cuanto a la vivienda,  que cada uno asuma la suya.

¿Alguien está de acuerdo conmigo?