Complementos

Usos de las carteras de cuero

Stack of leather wallets

Seguramente alguna vez has pasado por al lado de un escaparate de moda y has visto una preciosa cartera de cuero que te haya llamado mucho la atención. Quizá esa primera impresión sea la que te haya impulsado a comprarla y a añadirla a tu set de complementos. Pero… ¿sabes qué uso darle a la cartera? No te preocupes, que aquí te explicamos las distintas formas que tienes de usarla.

Si la cartera de cuero es pequeñita y no tiene ningún asa para que te la cuelgues eso quiere decir que es una cartera de mano. Las carteras de mano son adecuadas para llevar objetos pequeños. Recuerda que solo debes meter lo imprescindible: el móvil, las llaves de casa y el monedero.

Por otro lado, también existen carteras mucho más grandes. Quizá sea tan grande y elegante la cartera que te has comprado que sirva de bolso de mano para hacer negocios o lo que es lo mismo para ir al trabajo. Estas carteras son perfectas para llevar las tarjetas de crédito, los bolígrafos y demás documentos empresariales. Si trabajas en una oficina o fuera de casa son ideales para mantener bien recogidos todos tus documentos.

La parte trasera de la cartera generalmente suele ser inadecuada para almacenar recibos, ya que se pueden caer y podrías perderlos. Busca bien porque seguro que encontrarás algún compartimento secreto para este tipo de documentos. Además las carteras de cuero son estupendas como monedero. Pegan con cualquier vestimenta y las puedes llevar de día cuando vistes más informal o de noche cuando quieres dar una apariencia más elegante.

Al ser el cuero flexible, las carteras son aptas para almacenar monedas y hacer las veces de monedero, ya que se adaptan inmediatamente a la forma de los objetos que guarde en su interior. Así que ya sabes, no te lo pienses más y cómprate esa cartera que tanto te ha gustado.