Cotilleos

Una basura de lujo

La ostentación sigue siendo una de las mejores expresiones del mal gusto. De hecho es tal vez la mejor forma de mostrar esa deficiencia. Continuamente salen al mercado objetos que no tienen otra finalidad más que ostentar. Desde aquí hemos visto varios ejemplos.

Muchas veces ocurre que un artista diseña un objeto en un material no tradicional y tiene buenos resultados. No es el caso. Sylvie Fleury, ha diseñado un recipiente para basura hecho fundamentalmente de oro. El colmo del mal gusto. Y no porque sea feo, es que simplemente no corresponde asociar lujo con basura.

El famoso cubo de basura está hecho en una edición limitada de unas pocas piezas. Es que no creo que existan más que unos pocos que pudiendo pagarlo, lo hagan.

Si bien no es completamente de oro, tiene un baño tan importante de este metal que el precio llega a más de 15 mil dólares.

Totalmente absurdo.

 

  • virac

    Totalmente absurdo?
    ¿Desde cuando el arte tiene que responder a criterios racionales?
    El día que en una obra de arte no aparezca un atisbo de absurdo, de extrañamiento, de deconstrucciòn o de cuestionamiento de lo convencional, ahí sí que deberemos echar a temblar.