Trucos y Manualidades

Trucos para evitar que se te salgan los tacones

Depositphotos_18886067_original

Caminar con tacones puede ser muy difícil si no tenemos demasiada práctica, o si estamos estrenando zapatos nuevos. Pero si además de eso, el pie se nos sale del zapato mientras caminamos, puede complicarse aún más llevar unos tacones.

Si los tacones que llevas se te salen constantemente mientras caminas, puede ser muy peligroso, ya que hay riesgo de que sufras una aparatosa caída y te hagas mucho daño. Aunque tu equilibrio sea el mejor y consigas no caerte, no te sentirás cómoda ni elegante llevando unos zapatos que se te salen, porque te verás como un pato con tu forma de caminar.

En muchas ocasiones no podemos resistirnos a comprar unos zapatos de tacón que, a pesar de que sean de nuestra talla, nos queden un poco más holgados. Prueba con una talla menos del mismo modelo para ver si le queda mejor a tu pie, y si esa te queda demasiado pequeña, no te preocupes,  es mejor que quede grande antes de que sea pequeño, porque existen trucos para evitar que se te salgan los tacones que te quedan un poco grandes.

En el mercado existen unas plantillas de silicona para colocar en la parte delantera del interior del tacón. Estas plantillas pueden ser de diferentes grosores para hacer que el zapato se te ajuste más al pie, y evitar así que se te salga. Prueba cuál es tu medida idea para esos zapatos que quieres llevar.

Las plantillas de silicona además consiguen que tu pie se sienta más cómodo, ya que amortiguan el impacto de la puntera del pie.

Si el problema se encuentra en que te sobra un poco en la parte trasera del tacón que no llenas con tu pie, tienes dos opciones muy fáciles.

Puedes recurrir al truco casero de colocar algodones en la puntera del zapato para rellenar el hueco sobrante desde la parte de abajo. Utiliza la cantidad de algodón que necesites hasta lograr sentirte cómoda con el zapato, pero sin pasarte para no apretar demasiado el pie.

Otra opción son una pequeñas plantillas de silicona que se pegan en la parte trasera del tacón, detrás del talón, para rellenar ese antiestético hueco libre que queda, y evitar también que el zapato se salga.

Prueba con estas opciones para lograr que tus zapatos te queden como un guante y poder lucir divina toda la noche sin tener que renunciar a esos zapatos tan bonitos.