Trucos y Manualidades

Trucos caseros para eliminar hongos en la piel

Hongos en la piel

Los hongos pueden aparecer en la piel sobre todo en esta época con la llegada del calor, el aumento de sudoración en ciertas zonas del cuerpo, y la humedad acumulada por la ropa. Existen varios trucos caseros para eliminar hongos en la piel, muy fáciles de llevar a cabo, y así eliminarlos por completo y evitar que vuelvan a aparecer.

La aparición de hongos en la piel es muy antiestética y molesta, ya que los hongos producen un picor, y en ciertos casos también dolor, en la zona del cuerpo afectada.

El ataque de estos microorganismos sobre la piel puede ser debido a una bajada de las defensas del organismo, ya que por lo general, nuestro cuerpo pueden combatirlos, pero cuando se encuentra bajos de defensas, los hongos pueden atacar y ganar terreno comenzando desde el exterior. Por este motivo, en primer lugar, para combatir los hongos de nuestra piel, deberemos reforzar las defensas.

Aumentando las defensas de nuestro cuerpo, erradicamos los hongos de raíz. Una correcta alimentación, y un tratamiento médico para poder curar cualquier posible enfermedad que parezcamos, puede ser más que suficiente para que nuestro sistema inmune se recuperar y aumente las defensas. De esta forma, nuestro propio cuerpo combatirá los hongos y los eliminará sin problema, evitando que vuelvan a aparecer.

Para proporcionar una pequeña ayuda a nuestro cuerpo para luchar contra los hongos, existen unos pequeños trucos caseros:

Aloe Vera. Es un buen regenerador de las células del cuerpo humano, pero también mata los microorganismos que no son beneficiosos para éste. Aplicando 2 veces al día sobre la piel afectada con el hongo, una pasta elaborada con aloe vera, conseguirás eliminarlo por completo.

Ajo. Tomar un diente de ajo al día, ya sea en crudo o como ingrediente de las comidas, es más que suficiente para que actúe contra los hongos. Se trata de un potente agente antimicótico, totalmente natural, que además te ayudará a reforzar las defensas contra otros ataques que puedas estar sufriendo en tu día a día.

Sal marina. Si tienes la oportunidad de bañarte en el mar, la propia sal marina del agua secará el hongo y lo eliminará. Si no tienes el mar cerca, puedes hacer una disolución de sal marina en agua, y aplicarla directamente sobre la piel afectada, en poco tiempo no quedará ni rastro del hongo.