Trucos y Manualidades

Tratamientos caseros para las ojeras

¿Crees que necesitas algunos cursos de belleza especiales para luchar contra este problema? Pues no es así: hablemos de tratamientos caseros como los que usaban nuestras queridas abuelas, mascarillas sencillas, pero muy ricas en nutrientes y propiedades regenerantes.

Les podrán parecer mínimas y ligeras, pero son altamente eficientes. Los resultados son asombrosos, son activadoras de la circulación y estimulantes celulares.

La receta más simple y más antigua es la mezcla de clara de huevo batida a punto merengue con pulpa de pepino molido, todo mezclado hasta obtener una pasta cremosa.

Se aplica en la zona por unos quince minutos y luego, se retira con agua tibia, para sellar finalmente es con un enjuague de agua fría.

Los beneficios de esta mascarilla son: despigmentante, descongestiva y tonificante. Nos sirve para aclarar el tono más oscuro de la zona de los parpados inferiores. También nos ayuda y mucho con otra zona que llamamos: patitas de gallo, nos da tersura y vitalidad en la zona.

Otra receta que también es magnífica y simple, es la mascarilla de polvo de semillas de rosas o azuk.

Para su preparación debemos mezclar en partes iguales con miel, hasta formar una pasta cremosa y suave. Sus beneficios son: limpia, descongestiona, nutre, suaviza y además aclara un tono la piel.

Nos aportará una excelente tersura que solo puede brindar una rosa. La debemos aplicar por unos veinte minutos. Luego la retiramos con abundante agua tibia.

Anímate a probar alguna de ellas, sin duda notarás la diferencia ya con la primera aplicación. Son sencillas pero con grandes beneficios y además son relativamente económicas comparado con cualquier cosmético de plaza.