Salud

Trampitas para bajar calorías y comer rico

Todas tenemos debilidad por una comida, pero generalmente cada cosa que nos gusta, tiene un montón calorías. Para convertir un plato que engorda en uno saludable, podemos hacer algunas trampitas.

Comenzar por sustituir una porción de los productos hipercalóricos originales por otros hipocalóricos que no afecten el sabor y la consistencia del plato original. Si se cocina al horno, una pequeña cantidad de grasa será imprescindible para dar cuerpo al plato.

Cocinar en olla de barro es beneficioso en sabor y tiempos de cocción. En repostería se reemplazan los aceites, mantecas o margarinas por puré de frutas o compota de manzanas. Usar leche descremada o en lugar de leche entera, como también mayonesa descremada. El yogur (descremado y sin sabor) es un buen sustituto.

Sacar la piel a las aves de corral antes de cocinarlas. Los caldos desgrasados y saborizados pueden usarse para humedecer cualquier carne. Usar hierbas y condimentos porque enriquecen el sabor. La mostaza es hipocalórica. La margarina baja en calorías reemplazará al aceite, y si no es suficiente, habrá que agregar caldo periódicamente para que la comida no se pegue.

Hay que discernir en dónde la grasa puede marcar una diferencia de calidad en el sabor y dónde se puede prescindir de ella.

(Continúa…)