Salud

Trampitas para bajar calorías y comer rico (III)

Tal como vimos en los artículos anteriores sobre este tema, siempre tenemos alguna trampita permitida para que nuestras comidas sigan siendo sabrosas aunque debamos descartar ciertos ingredientes que consideramos de los más sabrosos pero demasiado peligrosos para nuestra dieta. El ejemplo más claro son los aderezos o el uso de leche condensada para dar consistencia.

Menos cantidad, más calidad. No use azúcar, o use menos y reemplace por endulzantes (o manteca, o el ingrediente conflictivo en cada caso) y el problema estará solucionado.

Si no se quiere dejar el pan, habrá que abandonar la manteca y la mermelada, sólo quesos untables de bajas calorías. En promedio, entre el 20 y el 30 % de las calorías deben provenir de las grasas, no hay que exagerar, un poco de calorías menos cada día dará como resultado un efecto en la balanza.

Tendrás que tener constancia y ser fiel a ti misma, y algo nuevo te va a pasar.

Imagen: vitonica