Cotilleos

Tráfico de Niños

Pero, ¿qué pasa con el bebé recién nacido?, ¿Qué le espera a este ser extremadamente dependiente y vulnerable?, ¿Cuáles son los avatares legales por los que tendrá que transitar?

Según la medida judicial, la Consejería de Bienestar Social de Valencia ahora tiene la tutela del bebé, transformándolo en un niño institucionalizado.

Sabemos que los primeros tiempos en la relación madre-bebé son tiempos y espacios fundantes del ser humano. En este sentido, entiéndase que desde los postulados de la psicología, la madre no es sólo una persona física sino que es una función que puede ser ejercida por aquellos que puedan ponerse en ese lugar de dar sostén, de contener y sobre todo – en las primeras etapas- de satisfacer las necesidades básicas, incluido el apego. Esto es fundamental para la estructuración subjetiva.

¿Una institución puede oficiar como madre que se ofrece a ese ser vulnerable y dependiente?, ¿Una institución puede generar un ambiente de confianza y de afecto imprescindible para el desarrollo saludable?, ¿Una institución puede dar un lugar y un nombre que identifique a la persona y que le permita parase sobre sus pies?

Muchas preguntas que requieren respuestas. Sabemos que existe un mercado irregular, sabemos que hay que ajustar las normativas y hacerlas cumplir, sabemos que hay una mujer que llevó 9 meses un bebé en el vientre y que lo vendió, sabemos que hay personas desesperadas por ser padres y no pueden, sabemos que hay personas que hacen negocio a partir del sufrimiento y desesperación de otras, sabemos que hay instituciones que dan amparo, sabemos que hay un recién nacido en vueltas y que al comienzo lo más importante es satisfacer necesidades básicas entre las que se encuentra ofrecerse y generar un apego seguro para este sujeto en cierne.

Fuente: El Pais | lacomunidad.elpais | terra