CotilleosTrucos y Manualidades

Tiendas con menos público: las mercerías

Haberdashery

Cuando yo era chica recuerdo muchas de estas mercerías donde iba con mi abuela Marina, a buscar hilos, botones o lo que fuere. Me encantaba ir con ella, porque entre otras cosas, siempre encontraba algún pequeño tesoro para mí. Viéndolo a la distancia, el verdadero tesoro era el tiempo que compartíamos juntas.

Pero es un hecho que las cosas han cambiado y mucho. Las personas que bordan, hacen crochet, o este tipo de labores, son significativamente menos que las que había en las épocas de nuestras abuelas o aún de nuestras madres.

Y las mercerías se han visto claramente amenazadas por este cambio de comportamiento. Simplemente lo que venden tiene un mercado cada vez más pequeño. Son muchas las que cierran, algunas casi centenarias. Si bien me da mucha tristeza, es la realidad y como tal hay que aceptarla.

Claro que hay algunas que logran sobrevivir con mucho ingenio y creatividad. Está claro que existe un mercado para ellas, pero hay que mantenerlo.