Salud

Terapias del movimiento

Si bien muchas de nosotras podemos creer que este surgimiento de terapias enfocadas al bienestar físico y la salud a través del movimiento es algo moderno, lo cierto es que todas ellas tienen su origen en las culturas más primitivas que conocemos. El yoga indio por ejemplo, una práctica realizada hace 3000 años, ya utilizaba todo este tipo de ejercicios basados en el roce y la fricción para aliviar músculos y articulaciones que pudieran estar afectados o prevenir ciertas afecciones. Hoy en día todos los cursos de belleza y salud tienen algún apartado especial dedicado al tema de la importancia del ejercicio en nuestras vidas.

Esta como tantas otras terapias cuyo punto central es el movimiento ayudan directamente a la digestión, la circulación y la respiración. Reconocidas en toda la historia de la humanidad por la medicina popular y aplicadas específicamente sobre trastornos del sistema muscular y esquelético, a las que siempre se ha sumado la idea de una alimentación saludable.

Cuando atravesamos algún problema físico lo más frecuente es que debamos realizar un período de rehabilitación a través de alguna de estas terapias del movimiento, pero es fundamental que comencemos a concientizarnos que esto no es solo una cuestión de rehabilitación, sino más bien algo que deberíamos considerar necesario en nuestras vidas, tanto como alimentarnos y descansar.

Recuperar los efectos benéficos del ejercicio y realizar algún tipo de terapia acorde a nuestras posibilidades, nos ayudará a prevenir las enfermedades que hoy en día se conocen como las más comunes del hombre y la mujer actual: arteriosclerosis, angina de pecho, angina de corazón o infarto; todas ellas causadas por el sedentarismo, la mala alimentación, el sobrepeso y el estrés. Una buena terapia del movimiento no solo te devolverá tranquilidad respecto de tu salud sino que encontrarás un momento de calma y paz que tu mente agradecerá.