Tendencias

Tendencias metalizadas para este verano

Heap of fabrics.

Para muchas personas, los metalizados llevan demasiadas temporadas con nosotros y es hora de que no los veamos más por un buen tiempo.

Las pasarelas muestran menos, pero no tan menos como algunos quieren creer. Hagamos un repaso para demostrar que siguen y con fuerza, nos guste o no. Usarlos ya es otra cosa, si no nos gustan… pues no hay problema.

Giambattita Valli es quien tiene la versión más interesante de los metalizados. Se limita al uso de telas con brillo, como los rasos, para lucir en unos maravillosos vestidos a media pierna, muy geométricos muy patchwork.

Giles define con entusiasmo los dorados y plateados intensos en conjuntos completos. El peor es un vestido en plateado todo calado que no entiendo con que ropa interior se podría usar. No lo averigüemos.

Espectaculares los vestidos de Isabel Marant. Ajustados, cortos y asimétricos, con nudos o con encajes, pero con dorados y plateados oscuros que quedan más que bien. Estos vestidos son la  mejor expresión de lo que pueden ser los metalizados.

Loewe recorre toda la gama de los dorados en sus vestidos. Va del oro al champagne con toda naturalidad, mezclando muy bien con estampados adecuados. Mulberry comparte la inclinación por el oro intenso en buena parte de su propuesta.

Marc Jacobs abandona de alguna forma los metalizados, pero se queda con el raso. Lo muestra con muchos volantes y flecos, sobre todo en grises.

Roberto Cavalli parece enloquecer con los dorados que los usa en todo el brillo posible que se puede dar con vestidos repletos de lentejuelas de ese color.