Relaciones

Superiormente inferior

superiormente-inferior

El complejo de superioridad se evidencia en las actitudes y las opiniones de la persona. En su discurso destacará sus habilidades y capacidades “únicas”, es un mecanismo inconsciente  para  adaptarse a  la realidad.

Por lo general, el sujeto está convencido de su superioridad en relación al resto. Algunas conductas frecuentes son: la vanidad exterior elegante o no  (para llamar la atención), la soberbia, el sentimentalismo exagerado, la jactancia y el deseo de relacionarse con personas destacadas.

Los estados anímicos son diversos, manifestándose en cualquier momento y lugar, algunas de estas conductas pueden ser: el enojo, la venganza, el carcajeo ruidoso recurrente y la mirada huidiza. Es una persona frágil, se siente “aislada”  de su pareja, su ambiente laboral y su familia.

Cuando se siente excluido de la pareja o grupo de pertenencia simula ser: arrogante, soberbio y en realidad sufre mucho por estas conducta. Forma una coraza donde pude ser quien es en realidad y hacia afuera que vean lo que él quiere que veas.

Quizás tuvo una infancia agresiva, burlona, sufrida y se ha sentido rechazado. En paralelo con el tratamiento de un profesional en esta especialidad, la contención familiar es indispensable, para apoyar a que pueda dejar fluir su persona y puedas conocer más de él.

Imagen: cuadernodeunseductorsubversivo