Relaciones

Cómo actuar frente a una sospecha de consumo

Consumo-de-drogas-270x270

En un post anterior veíamos el problema del consumo de drogas en la adolescencia. Visualizar el punto como algo normal para la edad puede ser muy peligroso, pero también aterrorizarse y reaccionar de un modo desmedido y con pánico. Simplemente no hay que negar el tema ni exagerar la respuesta, hay que encararlo inmediatamente.

Síntomas muy claros

Muchas veces el período de sospecha puede ser muy prolongado. Los padres nos movemos entre la negación ante las evidencias por mucho tiempo. Si se le encuentra algo el chico dice que no es de él, se le cree. Lo notamos desganado, con los ojos extraños y con cambios de humor y pensamos que es la adolescencia. Las pistas son muchas pero no queremos verlas.

Consultar con especialistas

Otros padres son todo lo contrario y hacen requisas en el dormitorio del chico o chica, como si fuera una cárcel. Por supuesto que es clave el respeto y el derecho a la intimidad es una de esas claves. Si no tenemos ni un solo elemento de sospecha, no podemos de ninguna manera invadir su privacidad. Si tenemos elementos de sospecha, simplemente debemos consultar para ver en ese caso en especial como debemos actuar y tal vez si, con bases sólidas sea necesario cambiar de conducta. El punto a tener claro es que no se trata de una persecución, sino de resolver un problema. Los adolescentes en estos casos suelen tener un discurso muy convincente y los padres tienen muchas ganas de ser convencidos.

Lo más importante es una consulta con especialista ante la sospecha y luego seguir las pautas que varían según el caso.