Relaciones

Sobre la interacción y el interés

Los primeros pasos en la interacción entre dos o más personas que no se conocen pueden ser momentos muy incómodos -o no. No sólo tiene que ver con la predisposición de cada uno a conocerse, sino con la actitud desinteresada y honesta que se tenga. Es decir, si en un momento en que dos personas se conocen, una reconoce en la otra un interés muy específico por obtener algo de ella, inmediatamente levantará su guardia y activará su mecanismo de defensa, probablemente llegando al rechazo.

Esto es especialemente cierto en las relaciones hombre-mujer, al momento de conocerse. Si ella siente que el hombre se le está acercando con la evidente intención de tener sexo, inmediatamente -le parezca él atractivo o no- se pondrá a la defensiva. Muchos hombres, por ejemplo, se acercan a una mujer con un cumplido: le dicen qué bonitos son sus ojos o su boca o su pelo, cosas que seguramente han escuchado más de una vez en su vida y que de verdad no agregan mucho a su experiencia como persona, al tiempo que muestran un interés en ella demasiado evidente. La sutileza es mejor amiga del hombre de lo que creemos.

La mujer necesita comprobar que el hombre es valioso para ella y que puede confiar en él, por lo que la mejor estrategia para el acercamiento es la pura y simple honestidad, y el acercamiento desinteresado. Esto libera tensiones en ambas partes: así, el se acercará en forma natural y decidida, mientras que ella interpretará su acercamiento -en principio- como amistoso, y tenderá a relajarse también.

Así tenemos que la lisa y llana honestidad puede ser la mejor estrategia para entablar un diálogo amable con una mujer, desde cero, es decir, desde no conocerse a, por lo menos, empezar a hacerlo. La otra arista importante es la comprensión: ella debe sentir que somos empáticos y que entendemos lo que nos está diciendo, puesto que esto demostrará nuestro valor e inteligencia al tiempo que señalará que estamos verdaderamente interesados en lo que nos dice.

  • Cecilia Pardo

    He notado en tus publicaciones que siempre escribes sobre conquistas y este es un blogrelaciones, sobre relaciones o relacionarse.Me gustaria saber menos de tus conquistas y más sobre como te desenvuelves una vez que alguna de tus citas se han convertido en relación. No creés en los enamorados, o al menos acusas que te generan asco o lo que es peor dices que arriesgarte a conocer a una mujer, con todo un prejuicio sobre su signo, no te hará perder nada. Entonces ciertamente tú no crées en las relaciones ni en el amor? Es que tal vez sientes que si no recibes no tienes razones para dar? Si hablas de primeras conquistas estarias hablando pues de placer. Y el placer es algo físico, fisiológico. Está arraigado en el cuerpo y el cuerpo es tu periferia, la circunferencia, no tu centro, no tu relación.Y vivir en la circunferencia significa vivir a merced de toda clase de cosas que suceden a tu alrededor.El placer depende del otro, genera dependencia. Quien busca el placer quedará a merced de la casualidad y es un mecanismo muy común en los hombres de no hacerse cargo de las relaciones o del relacionarse. Me gustaria saber que piensas. Cecilia es mi nombre y soy de Colombia, Bogotá.Enhorabuena!

  • LEO10

    Es verdad, seguramente algùn hombre lo tiene en cuenta :)