Belleza

Sobre la celulitis

La celulitis es una alteración del tejido celular subcutáneo, que se acompaña de cambios en la microcirculación y polimerización del tejido conjuntivo, sumado a alteraciones primarias del tejido graso; que terminan afectando la normal contextura de nuestra piel.

No se trata de una típica inflamación, como la palabra lo sugería, sino de una alteración histofisiológica del tejido celular subcutáneo.

En 1920 fue descrita por primera vez, desde entonces se le han dado distintas denominaciones como: lipoesclerosis nodular, paniculopatía edemato-fibroesclerosa, paniculosis o lipodistrofia, entre otros.

¿Cómo se inicia?

El comienzo del proceso es muy solapado, descubriéndose por unas pequeñas alteraciones de la dermis y de los capilares superficiales, los cuales con el trascurrir del tiempo, se dilatan e incrementan su permeabilidad, generando así retención de líquido en el tejido celular subcutáneo y trasudado de proteínas, en especial fibrina y globulinas.

Esto nos trae consecuencias también en la contextura del tejido adiposo, por el cual los adipocitos se agrupan en islotes comprimiendo así los vasos y los nervios del tejido conectivo subcutáneo.

A partir de esto, se sobrepasamos la capacidad de drenaje del tejido linfático, y se genera acúmulo de sustancias y toxinas de desecho, generalmente no reconocibles por nuestro organismo.

¿Cuáles son los factores desencadenantes?

Los factores los podemos clasificar de la siguiente manera:

  • Genéticos
  • Hormonales
  • Psicosomáticos
  • Dietéticos
  • Metabólicos
  • Sociales

Factores genéticos.  En la aparición de la celulitis juega un papel importante la herencia genética, siendo bastante frecuente heredar la propensión a padecerla en descendientes sin sobrepeso o que incluso realizan dieta vegetariana. Se ha observado que existen algunas razas que presentan una mayor predisposición que otras a padecer celulitis, la raza blanca con mayor predisposición que la negra o la oriental.

No te pierdas la próxima entrega con más factores desencadenantes.