Emprendedoras

¿Sabías que pensamos mejor con la vejiga llena?

Woman suffering in pain

¿Recuerdas aquellos momentos de tu infancia en los que te entraban unas ganas irrefrenables de hacer pipí y tenías que ir corriendo al baño para no ensuciar tus braguitas? Desde luego, yo recuerdo muy bien esos instantes en los que, con la vejiga llena, me dirigía corriendo hacia el orinal, algo que no suele ocurrir en la edad adulta debido a que controlamos nuestro cuerpo mucho mejor.

Sin embargo y, según ha dejado de manifiesto un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Twente (Holanda) y publicado en la revista Psychological Science, lo mejor que podemos hacer es olvidarnos de esos tiempos en los que nos dirigíamos a toda prisa al baño y nos paremos a tomar las decisiones más importantes de nuestra vida con la vejiga llena.

Sí, sí, has leído bien. Y es que cuando tenemos unas intensas ganas de orinar pensamos mucho mejor y, por tanto, tomamos las decisiones más acertadas.

¿El motivo? Que, mientras controlamos la necesidad urgente de ir al baño, mejora el mecanismo de autocontrol del cerebro, lo que nos brinda la posibilidad de elegir la mejor vía cuando se nos presentan varias opciones. ¿No te parece curioso?

No obstante, esto no significa que tengas que aguantar tus ganas de hacer pipí de forma habitual y permanecer con la vejiga llena durante horas, ya que esta práctica puede perjudicar muchísimo la salud de tus riñones.

Es por ello que, lo que te proponemos desde Blog Ellas apoyando la moción de los científicos que han llevado a cabo este interesante estudio, es que, antes de tomar las decisiones más importantes de tu vida, te bebas una botella de agua con el fin de que, cuando llegue el momento de la verdad, tengas la vejiga llena y la oportunidad de escoger la mejor solución.

Una curiosa forma de afrontar tus problemas laborales, familiares o sentimentales que te dará la oportunidad de saber cómo tomar buenas decisiones, algo que todas necesitamos en más de una ocasión a lo largo de nuestra vida.

Además, poner en práctica este consejo para pensar con la vejiga llena te aportará una gran belleza debido a que beber agua hidrata la piel y le aporta luminosidad. Quizás sea cierto que nunca nos vamos a dormir sin aprender algo nuevo…

  • Mónica

    curioso, desde luego

  • manuela

    pues a mi me pasa todo lo contrario que si me estoy meando no puedo pensar en otra cosa que ir al lavabo