Cotilleos

Represión y Castigo Logra Resultados en el Tráfico

Accidente Trafico AsturiasEl hombre parece ser “hijo del rigor” en vistas de que al parecer, cuanto más castigo y represión se realiza sobre las personas para lograr suceso en alguna meta pues parecería estar dando resultados.
Si bien esta es una suposición que habría que profundizar con estudios e investigaciones, en lo que refiere a temas que preocupan en la sociedad se ha acudido a endurecer los castigos y los resultados han sido aceptables hasta el momento.

Nos referimos al tema de las infracciones al tránsito y normas para conducir y al giro legal que supuso la nueva reforma a la ley penal en relación a la posibilidad de ir a prisión en función de cometer ciertos comportamientos violatorios de las normas de tránsito. Es decir, comportamientos irresponsables que terminaban por generar innumerables muertes, heridos y tragedias en el tránsito pues pasaron a constituirse en delitos y lo que nos parece que está bien.

Es que es una punta importante del asunto junto con lo educativo ya que sólo con esto no se va a solucionar el problema que aún persiste y es grave.
De todas formas las cifras sobre los accidentes así como denuncias en relación a la violación de normas de tránsito han disminuido desde la aprobación de la nueva ley lo cual resulta alentador.

Son una gran cantidad las personas que han perdido su carné de conducir y por tanto su derecho a realizar esta actividad en lo que va del año, son más de 7000 y los controles de alcoholemia aumentarán aún más como medio preventivo.
Pienso que se está transitando por el buen camino contra este problema que aún sigue siendo una fuente de graves consecuencias sanitarias y económicas para el país.

Fuente: El Mundo | Imagen: accidentestrafico.es

  • Horacio

    Hola, chico: Sí, ésa es la cosa: las fábricas compiten en echar al tránsito coches más rápidos, gracias a unos ingenieros muy inteligentes, y los policías compran artilugios que otros ingenieros diseñan para detectar a los que van rápidos. Y así, pues todos nos divertimos, gracias a que hay mucho ingenio.

    Todo nuestro el sistema de urbanismo y locomoción es una conjunción absurda. Se levantan ciudades monstruosamente grandes, se trazan amplios caminos “pensando” en el coche, y se fabrican coches para esos caminos y ciudades… ¿El huevo o la gallina? En las grandes capitales, parte del horario laboral consiste en “ser conductor” durante un par de horas al día…
    Cuando nos vinimos a vivir a Virgen del Cortijo, el único medio de llegar aquí era el coche particular.

    Cuando hoy vemos en un puerto la reproducción de una carabela, uno piensa en cómo se les ocurrió a aquellos embarcarse en tal cosa para echarse a “la mar oceana”, que se decía en tiempos colombinos…

    Cuando dentro de unos siglos – si aún hay racionales sobre el planeta – quienes se informen de cómo era la combinación ciudad-automóvil de esta época nuestra, pensarán también que nuestra inteligencia “social” no era muy alta. El coche, como cualquier especie animal que se haya reproducido en exceso respecto a su “habitat”, morirá de eso, de su propio éxito. Veo desde la ventana pasar trenes larguísimos cargados de coches, coches… en una dirección. Y al otro día o así, mismos trenes en dirección contraria cargados también de coches de otra marca. (Dirección Barcelona, dirección Madrid…). He visto gigantescos “stocks” de coches en campos de fábrica, porque no se venden “por la recesión”. Se despiden trabajadores porque… ¡trabajaban en dos turnos!
    Y en turno continuo se mata la gente en carretera cada día. La lista de número de accidentes en días de puente y salida de vacaciones se predicen – ¡como si nada! – con bastante exactitud, muertito arriba muertito abajo, y los que quedan desgraciados físicamente para el resto de sus días… ni se contabilizan. Bradbury veía los coches como ataúdes rodantes. Pero… en fin, debo interrumpir aquí esta reflexión porque ahora mismo tengo ya que coger el coche o llegaré tarde a la reunión de trabajo.

  • Smepsi

    hola horacio, muy bueno tu comentario, gracias y saludos!