Salud

Renueva tu cama y descansa mejor

Depositphotos_10579493_xs

Hemos comentado a menudo la trascendencia de dormir bien para mantener y cuidar nuestra salud. Tanto desde el punto de vista médico, como desde el punto de vista estético y práctico.

Para empezar, es de vital importancia elegir un colchón de calidad y que se adapte a nuestras necesidades y circunstancias. Hay que tener en cuenta varios factores, tales como el peso de quién va a dormir en él, la postura  que adoptamos al dormir, la temperatura (si se suele sudar o no), si se es alérgico a algún producto, etc.

A veces nos dejamos llevar por esa extendida idea de que un colchón duro es lo mejor para la espalda, pero esto no es cierto. Lo importante es que la firmeza del colchón respete la curvatura natural de la espalda, tanto si se duerme boca arriba como de lado, así que tendremos que descartar los demasiado duros o demasiado blandos. ¿Y en cuanto al material de qué están hechos? También en este punto hay muchísimas variedades de colchones  entre los que elegir. Es interesante que nos informemos bien de lo que significa dormir en un colchón de látex, uno viscoelástico, en un colchón de muelles o en uno de espuma de poliuretano, o incluso de biogel.

Llegados a este punto no sé vosotros, pero yo concretamente, cuando recientemente tuve que cambiarme el colchón, me sentí algo perdida ante tal despliegue de posibilidades. Os comento mi experiencia porque entonces descubrí una web, una empresa dedicada al mundo del descanso, que me orientó perfectamente y con ellos pude decidir perfectamente cuál era el más indicado para mí. Eso sí, teniendo en cuenta también el precio, que fuera ajustado en relación a la calidad ofrecida. Me estoy refiriendo a Maxcolchon, profesionales dedicados al descanso desde hace años. Me asesoraron estupendamente y, finalmente, escogí lo que yo realmente necesitaba.

Aunque no sólo eso, ya veréis si entráis en su página web, que tienen una gama enorme de ropa de cama. Os lo comento porque vestir la cama con sábanas, bajeras, fundas nórdicas, y todo el resto de complementos es también muy importante a la hora de disfrutar el tiempo que pasamos en la cama. La oferta en el mercado es muy amplia, pero os recomiendo que escojáis materiales buenos, de algodón 100% y rellenos nórdicos 100% poliéster microfibra (por poner un ejemplo), éstos han de ser materiales que dejen transpirar la piel.  Y otra cosa, ¡que sea ropa bonita! Que cuando nos metamos en la cama, los colores o estampados sean de nuestro total agrado, que nos alegren el ánimo! Incluso resulta muy divertido utilizar el simulador que tienen en la web, vas eligiendo colores y estampados, los combinas y vas viendo cómo quedan (quién no ha comprado algo de un color determinado y luego, una vez en casa, se da cuenta de que no combina bien)

Para acabar relatándoos mi experiencia con Maxcolchon, os diré que aunque a mí no me hizo falta, cuando compras con ellos, tienes 45 días de prueba y si es que no has hecho la elección deseada, puedes cambiar el producto.