SaludTrucos y Manualidades

Remedios caseros para prevenir o paliar la resaca

Chica con resaca

Que la resaca no te enturbie los bonitos recuerdos de una noche divertida con tus amigas; porque no beber nada no es el único remedio para evitarla, te contamos algunos remedios caseros para prevenir o paliar la resaca y que al día siguiente el único posible dolor en tu cuerpo sea el de tus pies por haber pasado horas y horas bailando.

Seamos realistas; cuando salimos de fiesta o vamos a alguna celebración especial nos gusta tomarnos algunas copas sin tener que pensar en lo mal que puede sentarnos la resaca del día siguiente. Sí que es cierto que hay que controlar lo que bebemos, porque cuanto más alcohol se ingiera, peores pueden ser las consecuencias, pero para evitarlas hasta cierta medida o para hacerlas más llevaderas, existen unos pequeños trucos que puedes hacer tú misma en casa.

Come antes de beber. No te olvides de cenar, tómate tu momento antes de salir de casa para llenar tu estómago con una buena cena. Tener el estómago lleno hará que la absorción del alcohol sea más lenta, y puedas darte cuenta de cuándo llega tu límite de copas para no pasarte.

Un pequeño truco que hacen muchas personas es tomarse una cucharada de aceite de oliva en la cena, que forma una película grasa en las paredes del intestino e impide que el alcohol se absorba.

- Las bebidas oscuras dan peor resaca. El vino tinto, el wisky, el ron, el brandy… son bebidas con mayor cantidad de azúcares que provocan un efecto más embriagador con peores consecuencias en la resaca posterior. Si quieres evitarlo, opta mejor por bebidas blancas como la ginebra, el vodka o el vino blanco, ¡pero tampoco te pases con estas!

- No mezcles diferentes tipos de bebidas. No se trata de que se produzca una reacción química especial cuando mezclas diferentes bebidas, dándote una peor resaca, sino que cuando te pasas la noche variando en las bebidas, acabas bebiendo mucho más sin darte cuenta.

Por ejemplo, empiezas con cerveza, sigues con cócteles y acabas con chupitos, consiguiendo que la cantidad de alcohol ingerido sea mayor. Para evitar pasarte, decídete por una misma bebida, y controla toda la noche qué cantidad estás bebiendo de ella según el número de copas.

- Toma agua entre copa y copa. De esta forma se diluye más el alcohol, y te llenas más el estómago, evitando que acabes tomando más alcohol de la cuenta.

Paliar la resaca cuando no queda más remedio. Si aún aplicando estos trucos no has conseguido controlar lo que has bebido, y al día siguiente sientes molestias por la resaca, la mejor opción es beber mucha agua o líquido, y tomarte un buen plato de carbohidratos.

Un ibuprofeno también puede ayudarte con el dolor de cabeza, y una buena siesta lo acabará solucionando todo. Y sobre todo, ¡no te olvides de tener más cuidado la próxima vez!