Relaciones

Relaciones violentas

Quisimos saber por qué un hombre golpea a una mujer, y por qué algunas mujeres no salen de esa encrucijada. ¿Les gusta sufrir? ¿Tienen miedo de hablar? ¿Se puede dejar de ser objetos del golpe del otro?

Desde que Freud fundó el psicoanálisis y con él el inconsciente, los sujetos ya no somos los mismos. Cuando parece que sabemos lo que padecemos y que tenemos las respuestas al alcance de la mano, pretendemos hacer lo que queremos y nos sale otra cosa. ¿Qué significa esto? ¿Que somos tontos? ¿O que a lo mejor hay un saber que no podemos manejar?

Los sujetos sufrimos frecuentemente sin saber por qué ni de donde proviene nuestro padecer, y en este marco se plantea esta problemática, por eso hoy ocupa el interés de esta nota. En el camino de la constitución de un sujeto, es importante aclarar que aparecen unas fantasías inconscientes que tienen como contenido al niño golpeador, es decir a un niño golpeando a otro y él mismo recibiendo golpes.

Estas fantasías tienen valor de ‘constitutivas’ en tanto le van permitiendo al niño o al sujeto delimitar el campo del otro, propiciando las preguntas inconscientes acerca de qué lugar ocupo en el otro, que quiere el otro de mí, ¿me quiere el otro?, y en tanto puedan ser reprimidas mediante una ley ordenadora que posibilite el camino de la ternura, y que diga que se puede gozar con las caricias y con los buenos tratos.

Ahora, cuando en cambio hay una detención en estos tiempos porque falla esta ley ordenadora o suceden vivencias traumáticas reales, como ser progenitores golpeadores, sujetos testigos de escenas de violencia o sujetos golpeados desde su primera infancia, estas fantasías se vuelven acto y frecuentemente actos de la vida cotidiana, dando lugar a un sujeto sufriente, impotente y con sentimientos de ‘sin salida.’

(Continúa…)

Imagen: psicólogos

  • cristopher

    yo tengo el mismo problema pero no s peliamos mutua mente pero ella me saca de kisio y me golpea y yo de bronca le pego pero a mi no me gusta es un areaccion vilenta de nervios q tengo ja pero la amo un abanda jij