Relaciones

Relaciones violentas (II)

Depositphotos_32093119_m

¿Se puede ser amado bajo una modalidad diferente? ¿Se puede dejar de ser objeto de golpe del otro?

Estas preguntas inauguran un nuevo espacio, en este caso en particular, para el sujeto “mujer” que es el motivo de esta nota; una posibilidad de conmover un sufrimiento que muchas mujeres sostienen desde la idea de no tener otra encrucijada como destino.

No hay palabras mágicas, ni recetas mágicas, sí hay espacios donde construir desde la singularidad, con un (otro) profesional que escuche lo que sufre el sujeto golpeado, poniendo en juego la palabra y no los golpes en pos de que surja la salida.

Buscar estos espacios es amigarse con la vida en el intento de romper con la repetición en la transmisión. Y una vez más, esto depende pura y exclusivamente de nosotras.

Muchas veces no es fácil, pero tampoco es imposible, y sobre todo es fundamental que pidas ayuda. No olvides que lo que está en juego es tu vida.