Relaciones

Relaciones a distancia, ¿un amor con fecha de caducidad?

Long-distance love

Las relaciones de pareja deben ser construidas con el trato diario, la comunicación y el conocimiento mutuo que se da a través de compartir las experiencias de la vida de a dos.

Esto en teoría es lo que todos deseamos y lo que haría que nuestra relación sea más placentera, y por qué no decirlo, duradera. Pero no debemos desconocer que muchas parejas se encuentran en situaciones en que deben mantener la relación a distancia.

Ya sea por motivos personales que los separan momentáneamente o porque de esta forma se ha planteado y aún no se consiguen los medios para estar juntos, las relaciones a distancia son un verdadero desafío que no siempre termina bien. En la mayoría de los casos, por mucho empeño que se le ponga y por más que en los primeros tiempos las llamadas, los mensajes a toda hora y las visitas sorpresa suelen alentar ciertas fantasías que estimulan al amor, con el paso del tiempo la imperiosa y natural necesidad de compartir con el otro comienza a hacerse sentir.

Si bien los avances en comunicación y transporte han hecho que este tipo de relaciones se tornen más llevaderas, lo cierto es que, en toda pareja llega el momento en que uno u otro comienza a sentir ese vacío que la distancia instala entre ambos, y esto inevitablemente resquebraja la relación, hace que los sentimientos comiencen a apagarse y finalmente termina con el amor que en un principio existió.

En todo caso, y en tanto dure esta relación a distancia, lo más saludable para que pueda mantenerse la llama del amor y no haya sufrimientos para ninguno de los integrantes de la pareja, es desarrollar una confianza inquebrantable y una comunicación fluida. Lo demás está en manos del tiempo. ;)