Relaciones

Relacionarse es conocerse.

   En todas las áreas de la vida humana y no humana, las relaciones con una constante energía que va en busca de llegar a la/s otra/s; es descubrirse mientras caminamos por la sorpresa de la vida … es explorar en la superficie para poder bucear en el alma, que está más allá del corazón.

Cuando vemos la profundidad de los sentimientos, actitudes, cambios, pensamientos, manera de expresarse … tenemos que abrirnos al margen de que como todo ser humano evoluciona; así de radicales pueden ser los cambios a los cuales cada persona está expuesta. Cuando el matrimonio evoluciona no es que no se amen como el primer día sino que ese amor madura y es diferente, lo mismo en las amistades y en todos los sentidos donde seres humanos se “relacionen”. 132

Conocerse es ver que la libertad tiene otro sentido, y eso lo da el compartir, cuando la relación va teniendo destellos de colores que derivarán en las diversas y constantes sinergias de cambio. En todas las relaciones hay procesos determinantes ya que en ellos se da un mundo nuevo, diferente y único porque los seres son así; se re-crean constantemente como seres individuales para proyectarse y concretarse CON el otro … y allí se produce la magia del complemento.