Cotilleos

Quieren despedir a una maestra por enseñar mucho

Elige el mejor colegio para tus hijos

Hay veces en que la falta de criterio y sentido común de algunas personas es tan abrumadora, que resulta complicado comprender que conserven sus lugares de trabajo. Veamos de qué se trata este insólito caso donde parece claro quien debe ser despedido.

Un inspector de educación de Madrid ha acudido a la Escuela española de Escaldes-Engordan en Andorra para evaluar el trabajo que ahí se realiza. Cuando evalúa el trabajo de una maestra que trabaja con niños de cuatro años, se encuentra con la sorpresa que los niños ya saben leer, sumar, restar y en muchos casos, escriben bastante bien. Todo eso con solo cuatro años, un grupo reducido (son solo 11 niños) y una maestra muy creativa y con ganas de trabajar.

Al inspector esto le ha resultado escandaloso  y ha aconsejado a la dirección que despidan a la maestra porque el nivel alcanzado por los alumnos es demasiado para una escuela pública.

Por supuesto que los padres de los niños no se han quedado callados. Han pedido una reunión con el embajador español y se oponen seriamente al despido, por supuesto. Dicen que cuanto más aprenden los niños más quieren aprender  y la maestra solo sigue el ritmo de los niños.

Creo que el caso es muy claro. El inspector es quien no reúne los requisitos mínimos obvios para evaluar casi nada y mucho menos el aprendizaje. Se deben respetar mínimos de enseñanza, pero no establecer máximos, que acotan algo que no debe ser acotado.

Tal vez cuando hablamos de recortes en educación deberíamos recortar con este tipo de funcionarios que no comprenden su trabajo.

  • Alfonso Germán

    Felicidades a la maestra y un duro reproche al que pide que la despidan. A las mayorías no se les quiere educar, sino domesticarlas para que obedezcan a muchos ricos que ni siquiera tienen el nivel intelectual de muchos pobres que carecen de educación por su pobreza y los políticos de sus países.