SaludSex and Life

Qué son las mamas tuberosas y cómo se corrigen

Mujer tapándose el pecho

El síndrome de las mamas tuberosas es una malformación del pecho de la mujer, que ocurre en un alto porcentaje de la población. Es más común de lo que pensamos, ya que existen varios grados de clasificación, siendo los más extremos los que suelen causar más trastornos psicológicos y complejos en la mujer que lo padece. Descubre qué son las mamas tuberosas y cómo se corrigen de la forma más efectiva.

Cuando una mujer presenta una malformación de este tipo, no se trata de algo genético ni hereditario. Se denomina mama tuberosa a la forma anormal que adquiere el pecho de la mujer durante su desarrollo en la adolescencia, de forma que la mama se desarrolla de forma insuficiente en la base, la piel del pecho no se expande ni deja crecer el pecho de forma normal, y el tejido mamario se abre paso hacia delante, sobre todo presionando la zona de piel que es más débil y ejerce menor resistencia: la del pezón.

De esta forma, el pecho de la mujer queda herniado en diferente medida, según el grado de distensión, formándose un pecho alargado, caído y con areola más extendida y grande. También puede darse una diferencia en tamaño y forma entre los dos pechos de cada mujer, ya que el tejido de cada pecho crece y se distiende de forma individual y diferente.

Es la anomalía mamaria más frecuente en el sexo femenino, que afecta a más mujeres de lo que podríamos pensar, sólo que cada caso es diferente, y en muchas mujeres no supone ningún problema estético, pero en otras sí.

La única forma de corregir las mamas tuberosas es el tratamiento quirúrgico. Del 30 al 40% de las mujeres que acuden a la consulta médica cada año para aplicarse una cirugía mamaria padecen este síndrome.

Mamas tuberosas

Mamas tuberosas antes y después de la operación de cirugía estética

El médico cirujano realizará un tratamiento de reestructuración del pecho de la mujer según el grado de desarrollo de la mama.

Para las chicas que presenten un desarrollo mamario normal, con el único inconveniente de la expansión excesiva de la piel de la areola, se puede hacer una mamoplastia para colocar la piel su sitio. En chicas con una mayor afección, se puede incluso añadir un implante mamario acompañado de una mamoplastia para dar al pecho una forma más redondeada y rellena.

Sea cual sea el problema, las mamas tuberosas tienen fácil solución gracias a la cirugía estética. De esta forma, las mujeres que no se sientan conformen con su cuerpo, pueden cambiarlo y ganar en confianza consigo mismas.