Mamás

Qué hacer si tu peque tiene piojos

Aphid or plant lice, vintage engraving.

Los piojos son unos pequeños insectos que se instalan en la cabeza de niños y adultos y que provocan un intenso picor.

Además, el hecho de que puedan pasar de un individuo a otro dando un sencillo salto provoca que nos encontremos ante una dolencia sumamente contagiosa que se apodera, a menudo, de los más peques de la casa.

De hecho, la pediculosis en los pequeños, nombre con el que se conoce a la infestación de piojos, es mucho más común de lo que muchos padres y madres piensan, especialmente cuando los niños asisten a la escuela, lugar donde se relacionan con otros pequeños y sufren el contagio de estos inmundos seres.

¿Tu niño no deja de rascarse la cabeza o en su escuela hay un brote de piojos, crees que es posible que se haya contagiado y no sabes cómo actuar? ¡Pon en marcha los siguientes consejos!

Primer paso: la detección

Los piojos suelen verse con gran facilidad al echarle un vistazo a la cabecita del pequeño, ya que son unos insectos saltarines que corretean de un lado a otro por la melena de la persona infectada. No obstante, antes de que estos bichitos hagan acto de presencia aparecen las liendres, pequeños huevecitos de los que nacen los piojos que se caracterizan por su color blanquecino. ¿Las has encontrado en la cabeza de tu hijo? ¡Entonces empieza ya mismo a tratar el problema!

Los peines

Lo primero que deberás hacer si tu peque tiene liendres será eliminarlas para evitar que se conviertan en piojos. Para ello, lo mejor será que utilices un peine de púas muy juntas especialmente creado para este propósito, un accesorio que podrás adquirir en cualquier farmacia y que deberás emplear sobre el cabello mojado.

Los champús

En el mercado hallarás champús elaborados a base de ingredientes que previenen y eliminan los pijos. ¡No te olvides de hacerte con uno!

Los remedios naturales

Masajear el cuero cabelludo con aceite de tomillo o realizar el último enjuague con una botella de vinagre disuelta en un litro de agua son remedios naturales de lo más sencillos que te ayudarán a acabar con los piojos.