Relaciones

Problemas para uno, tonteras para el otro

Lo que es un problema para ti puede no serlo para el otro. ¿Alguna vez lo habías pensado?
Hay tantas maneras de sentir, pensar y actuar como personas hay en el mundo. En este sentido, lo que tú evalúas como importante y que no puede faltar en la pareja o aquello que te es indiferente pues no le hace a la cosa puede ser vivido por la otra parte de manera antagónica.

A su vez, aunque muchas veces las partes visualicen que no están pudiéndose entender en algún aspecto, posiblemente no llegan a comprender del todo cómo es que el otro se posiciona e interpreta el asunto. A modo de ejemplo, citemos el caso de un hombre que se sentía totalmente infeliz porque su mujer tenía un grupo de amigas con las cuales compartía las tardes de domingo.

Ella le propuso no verlas todos los domingos, interpretando que el malestar de su pareja se debía a que él podía tener planes para algún domingo o simplemente quería compartir esa tarde de la semana con ella. El le respondió que ese no era el problema. Para este hombre el motivo de tanta infelicidad pasaba por la manera en cómo podía habitar una relación de pareja, concibiéndola como un vínculo en que todo se comparte.

En este sentido, no le molestaba que ella tuviera amigas y que quisiera verlas; el problema que el hombre veía en este acto que se repetía domingo a domingo era que ella no terminaba de entregarse a la relación ya que no eran 100% confidentes y compinches porque ella lo dejaba afuera de esa actividad.

Por esto, cada vez que se termina un conflicto dándole la razón al otro sin comprenderlo se está sembrando el terreno para que nuevas discusiones en torno a lo mismo se repitan una y otra vez. Los expertos recomiendan aprender a hacer lecturas de la situación saliéndose del punto de vista propio y considerando el del otro…todo un desafío pero aseguran que las reacciones van a ser muy distintas si lo consigues.

Fuente: psicologia-online