Salud

Probióticos vaginales y sus beneficios en la mujer

Probióticos vaginales

Se conoce como probióticos a los microorganismos vivos que, administrados en la dosis correcta y a través del medio adecuado, mejoran considerablemente la salud de las personas. Al igual que en el intestino humano, cuyo uso ya está muy extendido para el tratamiento de diferentes afecciones del aparato digestivo, estas bacterias y hongos benignos también pueden tener un efecto altamente beneficiosos en la vagina de la mujer.

Los probióticos vaginales son un medio actual para combatir las infecciones que se producen en la zona íntima de la mujer de la forma más natural y segura. Consiguen restablecer la flora bacteriana de la vagina, ayudando al organismo a combatir la infección por sí mismo.

La vagina alberga una gran cantidad de bacterias y hongos que se consideran dentro de la flora natural vaginal. Entre ellos encontramos especies como las bacterias lácticas, capaces de mantener un pH vaginal entre 4 y 5 gracias a la producción de ácido láctico. En este rango de pH es imposible la supervivencia de la mayoría de microorganismos patógenos para el ser humano, lo que supone una gran protección frente a éstos.

Pero en ciertas ocasiones, la flora vaginal se ve alterada, disminuye el número de estos microorganismos beneficiosos, y entran en juego los microorganismos patógenos oportunistas que se multiplican y comienzan a causar las temidas vaginitis.

Este tipo de infecciones afecta alrededor del 75% de las mujeres al menos una vez en su vida, y más del 50% de las que lo han sufrido, pueden volver a recaer dos o más veces.

Como tratamiento médico contra la vaginitis, se ha utilizado tradicionalmente un antibiótico o anti-fúngico, capaces de eliminar los microorganismos patógenos causantes de la vaginitis, pero también eliminan la flora beneficiosa, ya que se trata de tratamientos fuertes que no son selectivos con el tipo de organismos sobre el que actúan.

Los probióticos vaginales usados frente a infecciones de la vagina conlleva el gran beneficio de que ayudan a la flora natural a reproducirse y a luchar contra las infecciones. Cada vez son más usados por los médicos ginecólogos para el tratamiento de la vaginitis, reforzando la flora natural, y evitando recaídas y posibles reinfecciones futuras.

La aplicación de estos probióticos vaginales en el tratamiento de la vaginitis es muy sencilla para la mujer. Los probióticos se presentan en formato liofilizado que los hace cómodos y fáciles de llevar a cualquier sitio, para que su aplicación se pueda hacer en cualquier momento que empieces a sentir molestias asociadas a infecciones antes de que el problema se agrave.

¿Conocías los probióticos vaginales? ¿Te ha servido esta información? ¡Esperamos tu opinión!.