Salud

Por una madurez saludable (III)

A la estimulación farmacológica, de la que hablábamos en artículos anteriores, debe sumarse invariablemente una actividad física acorde a cada situación particular, y un decisivo impulso a la sociabilidad del paciente, sobre todo en los más añosos.

Naturalmente, la respuesta de cada individuo a la estimulación biológica depende de su edad y de la antigüedad de la patología que padece.

En general, deben esperarse resultados a los treinta o cuarenta días de iniciado el tratamiento, y son especialmente notables en cuadros de artritis y artrosis; agotamiento, disminución de la vitalidad y depresión; disminución de la concentración y la memoria; trastornos de la respuesta sexual, entre otros múltiples cuadros, entre los que también se encuentra un mejoramiento general de la piel y una disminución de la grasa corporal.

Complementaria de la medicina convencional, la estimulación biológica y el antienvejecimiento apuntan a más y mejores años, restando dramatismo a la vejez e invitando a disfrutarla.

¡Anímate, pon en práctica estos consejos y vive una madurez saludable! :)

Imagen: enforma