Cotilleos

Polémico fallo de juez británico

Lawyer And The Law

El problema de los desordenes alimentarios es un problema del primer mundo  y es de muy compleja solución. Para muchos, el modelo de belleza que proponen gran cantidad de marcas con mujeres muy delgadas, es responsable de que tantas personas desarrollen estas patologías. Si bien es clara esa influencia, seguramente las cosas son bastante más complicadas que eso, pero las soluciones, en los casos extremos, parecen ser bien difíciles.

Es el caso que se ha dado en Londres, con una mujer de 32 años con anorexia, a quien la prensa ha llamado E, cuyo caso fue llevado a la justicia y un juez ha dado un fallo sorprendente. Ha ordenado que se la alimente, si es necesario a la fuerza. Por supuesto que la joven, que es estudiante de medicina y padece su anorexia desde los 11 años, se opone. Lo llamativo es que los padres de E, también. Afirman que si quiere morir de hambre, pues que muera de hambre, es su derecho.

El juez se ha interiorizado en el caso en forma muy intensa. Luego de ese trabajo detallado ha decidido que la vida de esta mujer, que hoy no quiere vivir, es preciosa y única  y que tal vez en un tiempo ella misma la valore. Mientras tanto, hay que protegerla.

El hecho que decida morir de esa forma y no de otra, hace pensar que su capacidad de razonamiento es algo limitada. No es que quiere morir, quiere morir de hambre. Y si esa capacidad de tomar una decisión libre y valorada esta limitada pues no está mal que otra persona (en este caso el juez) decida por ella, sobretodo para proteger su vida.