Belleza

Piernas cansadas: cómo mejorarlas

piernas cansadas

Con la llegada del calor suele aparecer uno de los clásicos del verano, sobre todo en las mujeres: las piernas cansadas. Sensación de pesadez, hinchazón, molestias o dolor son síntomas habituales de las piernas cansadas y estos pueden ser bastante molestos en algunos casos e, incluso, impedir llevar un estilo de vida normal.

Es una de las molestias más habituales del verano, de hecho, se calcula que hasta un 80% de la población adulta sufre de pesadez de piernas.

¿Por qué se producen las piernas cansadas?

Las piernas cansadas tienen su origen en un problema de mala circulación en las piernas. En verano, los síntomas se suelen agravar ya que con el calor los vaso sanguíneos se dilatan, lo que dificulta aun más la circulación de la sangre de retorno hacia el corazón.

Los problemas de pesadez de piernas pueden agravar también problemas de celulitis, ya que esta acumulación de toxinas está directamente relacionada con las retenciones de líquidos.

Cómo mejorar las piernas cansadas

A pesar de que es un problema habitual, hay algunos métodos sencillos con los que se pueden mejorar las molestias de las piernas cansadas:

  • El ejercicio es el mejor aliado para evitar las piernas cansadas: caminar al lado de la playa, nadar 30 minutos, o correr a velocidad suave son potentes formas de aligerar las piernas durante todo el año, pero aun más en verano.
  • Para combatir el calor, nada como el frío. Los geles de efecto hielo son un remedio muy efectivo, sobre todo, si se aplican en forma de masaje, para que penetren mejor en la piel.
  • Una ducha de agua fría directamente sobre las piernas pueden ser una gran ayuda, y más en los días más calurosos del verano.
  • Beber agua con regularidad a lo largo del día evita la retención de líquidos, así que no hay que olvidarlo para mejorar la circulación en las piernas y aliviar la pesadez.
  • Las sandalias planas son de lo más cómodo, sí, pero caminar todo el día con ellas favorece la retención de líquido en las piernas, pero tampoco hay que caer en la tentación de tener todo el tiempo tacones de infarto, lo mejor es cambiar de calzado al menos dos veces al día.
  • En en tiempo de siesta o antes de dormir, es recomendable tumbarse con las piernas en alto unos 30 minutos, para favorecer la circulación.

¿Cuáles son tus trucos para mejorar las piernas cansadas?