Cotilleos

Penas de muerte amables son penas de muerte igual

En un post anterior hablábamos del boicot que se está haciendo a Estados Unidos por la ejecución de presos condenados a la pena capital. Si le preguntamos a la gente que opinan de ejecutar un preso por lapidación, casi con seguridad nos dirán que les parece mal. No ocurre lo mismo si lo que se usa es un método más amable, como una inyección. Pero el hecho es el mismo.

Todas las sociedades nos fabricamos reglas que hay que cumplir. Algunas son simplemente costumbres, como el tipo de vestimenta que se usa. Otras son normas más fuertes, que se llaman leyes. Si no se las cumple, hay penas. Y cada sociedad tiene el derecho de elegirlas.

El punto es que ese derecho también tiene sus límites, o debería tenerlo. El límite son los derechos humanos, entre los cuales el derecho a la vida es clave.

Si un individuo ha incumplido seriamente las normas que la sociedad le imponía, como por ejemplo no matar a otro, parece bastante poco lógico que se lo mate por habar matado.

Imagen: aeronoticias.com.pe