Mamás

Padres modernos

No se puede negar los grandes cambios de las últimas décadas en las estructuras de la sociedad y principalmente a nivel familiar.

No es necesario retroceder tanto, con solo una generación, incluso la de nuestros mismos padres y/o abuelos, tenían en su mayoría roles muy distintos a los de hoy en día, el padre trabajaba y escasamente se involucraba emocionalmente, era la figura que imponía la autoridad, el orden y respeto, en cambio la madre era la de comprensión, amor y era la que se dedicaba a todo lo relacionado con el hogar.

En la actualidad ya no es así, ambos padres tienen una presencia sólida con todo lo relacionado al hogar. El padre es una figura presente, ahora cambia pañales, lava la vajilla y se turna con mamá cuando el bebé llora por las noches.

Esto se debe a una toma de conciencia tanto por parte de mujeres como de hombres, que sintieron la responsabilidad de afrontar las carencias que habían vivido de niños y no transmitirlas a sus pequeños.

Muchas veces nosotras decimos que lo somos todo y generalmente sentimos que todo gira en torno nuestro, pero si logramos analizar la situación de los hombres, en cierta forma ellos también estaban en desventaja al no poder involucrarse 100% con los hijos, disfrutarlos, reír con ellos, llorar con ellos, llevarlos al médico cuando tienen fiebre, porque la sociedad se los imponáa.

Si eres una de las afortunadas de tener a uno de los papás del nuevo milenio, sabes que es una maravilla compartir la vida con un hombre así. Y sino a seguir trabajando, porque los cambios los logramos entre todos.

En algunos países están tratando que aprueben leyes para que den a los hombres días libres cuando se tiene un bebé, y estas cosas no hacen ver que difícil es para ellos también.