Salud

Origen del mal aliento

El mal aliento es un mal muy desagradable, veamos cuáles son sus posibles orígenes:

A nivel de la cavidad bucal

  • Caries dental, por acumulación de bacterias junto a restos orgánicos de la placa bacteriana que se pudren, formando así sustancias de mal olor.
  • Infecciones gingivales,  de la encía, razón similar a la anterior.
  • Acumulación de restos de comida entre los dientes.
  • Restos de comida sobre la superficie de la lengua. Es recomendable cepillar la parte superior de la lengua después del cepillado dental.
  • Faringitis y amigdalitis. Cuando se inflama la garganta o las amígdalas por alguna infección, se produce un crecimiento de microorganismos y un aumento en la producción de secreciones que pueden tener mal olor.
  • Tumores. En ocasiones, al crecer los tumores, principalmente si lo hacen deprisa, sufren un proceso de descomposición o necrosis de una parte de ellos, provocando mal olor.

A nivel de las vías respiratorias.

  • Rinitis: catarro nasal por infecciones que afectan a la cavidad nasal con aumento de secreciones.
  • Sinusitis: Es una infección que se produce en las cavidades naturales de los huesos de la cara que rodean la cavidad nasal.
  • Sequedad: puede favorecer el crecimiento de microorganismos que produzcan mal olor.
  • Cuerpos extraños: Es importante tener en cuenta esta causa sobre todo en niños, ya que pueden introducirse cualquier objeto de pequeño tamaño en la nariz, pudiendo pasar desapercibidos por los adultos, y provocar una infección local con producción de secreciones malolientes.
  • Neumonía y bronquitis: En ambos casos es por acumulación de material purulento o producción de secreciones malolientes.
  • Bronquiectasias: dilataciones anormales de los bronquios, por acumulación de secreciones que se sobreinfectan por microorganismos.

No te pierdas la próxima entrega con más datos interesantes y cómo podemos evitarlo.