Salud

La obesidad y nuestros niños (II)

La Obesidad Y Nuestros Ninos Ii

En nuestro post anterior dedicado a este mismo tema, cerrábamos afirmando la importancia de prevenir este problema, cuando se perciben factores de riesgo tempranos, como la herencia, o incremento de la curva de peso superiores al estándar. En ese sentido, entonces, propongo algunos “trucos” o ideas para hacer de la prevención un hábito…

No dudes que se puede ayudar a los hijos si…

  • Respetamos los horarios de las comidas.
  • Las porciones de comidas deben ser coherentes con la edad.
  • No agregas azúcar o miel en exceso a las comidas, cuando el niño no lo demanda.
  • Evitas los refrescos o bebidas muy azucaradas.

Y cuando son más grandes, hay otras cosas que se pueden intentar

  • Menos golosinas y/o cosas dulces
  • Cuando no quiere un alimento no cambiárselo por otro.
  • Más ejercicio, menos televisión, videojuegos y computadora.
  • No relacionar los premios con postres.
  • Tener frutas en casa.
  • Poner siempre ensalada en la mesa.
  • Tratar de llevar a la escuela comida hecha en casa, de vez en cuando alguna fruta o merienda sana.

Todo esto hará que el niño consuma menos cantidad de alimentos pero de mejor calidad, y con menos aportes de calorías. Hay que evitar las frituras y las comidas chatarras. Estamos de acuerdo, no es fácil porque los niños nos acusan de “ir contra la corriente”, que sus compañeros y amigos esto y aquello…Mi consejo es que a medida que crecen, negocies lo negociable y lo no negociable es ley. Otras cosas que puedes hacer son

  • Controla las porciones de comida que ingiere el niño, a ver si se acostumbra a comer la cantidad que realmente necesita y no más.
  • Ordena los tiempos de comida, para evitar los picoteos entre las comidas o que se salten las comidas principales.
  • Incorpora la actividad física en formas originales para que sea mas efectiva y disfrutable.

Los padres se preocupan de la educación, la salud y el bienestar de sus hijos, también deben preocuparse de los hábitos alimentarios ya que al enseñárselos en la infancia lo van a prolongar durante toda su vida adulta.

Imagen: bajoencalorias.com