Cotilleos

Nikita Kruschev y Stalin

Red star with Stalin profile

De un modo totalmente casual me he topado con una anécdota que siempre me ha impresionado mucho  y que en alguna forma no tenía tan presente. Sin embargo, es una de esas cosas que nos mueven a la reflexión  y mucho mejor, a la acción. Son tantos los temas en que nuestra intervención, humilde pero firme puede tener alguna incidencia para modificar algo, que vale la pena pensar en que y para que emplear esa energía. Veamos lo que ha ocurrido.

Tres años después de la muerte de Stalin, su sucesor, Nikita Kruschev, durante el Congreso del Partido Comunista, sorprende a todos con un muy detallado informe de las atrocidades cometidas por orden de Stalin. Con mucha calma describía torturas, enumeraba muertos, detallaba las falsas traiciones y desnudaba la realidad de una personalidad especialmente cruel, que parecía satisfacerse mucho con un poder infinito, donde las vidas de millones estaban en sus manos. Y en esas manos terminaron millones de vidas.

El silencio sepulcral con que se escuchaba el discurso solo fue interrumpido por una voz que dijo “¿Y dónde estabas tu, camarada, mientras eso ocurría? “. Luego de unos segundos de asombrado silencio Nikita bramó: “¿Quién dijo eso?”. Silencio. Repitió la pregunta y nada. Luego dijo: “Estaba exactamente en el mismo lugar y en la misma posición que tu estas ahora, camarada”.

Creo que debemos preguntarnos dónde estamos ahora, qué estamos dejando pasar y qué podemos hacer para que eso se modifique. No necesariamente tiene que ser algo enorme, pero si algo.