Relaciones

Mujeres que se traicionaron

Muchas mujeres han traicionado sueños, conocimientos, cortando su relación con la fuerza de la psique salvaje, esa relación íntima con lo que las hacía vibrar y ser femeninas, quizás por entender que en esta cultura hay cosas proscritas y otras que deberían domesticarse.

Así es que muchas mujeres hacen cosas que ya no guardan un sentido para ellas. Las vemos asustadas, cohibidas, vacilantes, inseguras, deprimidas, con temor, frágiles, sin creatividad y sin capacidad para defenderse, arrastradas hacia la intelectualidad, el trabajo inerte, angustiadas, ansiosas, con mareos, vómitos, como cortadas por la mitad.

La separación con su centro vital, el alejamiento y pérdida de sus objetivos así como el abandono de sus anhelos las ha debilitado y adelgazado en su personalidad. Una mujer sana es como una loba que sabe cuál es su territorio y cómo defenderlo, es ingeniosa y creativa, está en movimiento y sabe dar vida.

Hay una buena noticia para estas mujeres: el estancamiento se puede eliminar y el aburrimiento puede ser transformado en pasión, sólo es necesario convocar la fuerza creadora, instintiva y poderosa que vive en lo profundo del ser femenino.

No se quiere decir con esto que haya que deshacerse de todo lo viejo ni cambiar blanco por negro ni comportarse como una demente sin control. Invocar a la fuerza creadora y femenina alude a encontrar un lugar en la manada, sentirse bien en el propio cuerpo, hallar la voz propia y actuar en consecuencia, ser conciente de potencialidades y limitaciones, saber cuál es el territorio que a cada una le pertenece, apelar a la intuición y a la conciencia que abre los ojos.

Fuente: “Mujeres que corren con los lobos” Clarisa Pinkola Estés

Fuente Web: unosyotros