Emprendedoras

Mujeres al poder: ¿Cómo ser el mejor jefe?

Una mujer en un puesto de poder en una empresa, puede percibir un salario de hasta 3.000€ menos que un hombre. Los datos no mienten y, si bien es cierto que cada vez son mas las mujeres que acceden a puestos de responsabilidad en grandes empresas, las expectativas sobre una “jefa” son distintas a las de un “jefe” y en muchos casos, están basadas en tópicos que nada tienen que ver con la realidad.

La tarea de ejercer de líder en un grupo, se puede complicar aun más si este tiene un mayor porcentaje de hombres que de mujeres.

¿Cómo ser el mejor jefe?

Escuchar y valorar. Un buen jefe, sin importar su sexo, es aquel que sabe escuchar las opiniones y sugerencias de sus empleados, valorando las posibilidades de estas y aceptándolas en el caso de que se consideren productivas para la empresa.

Aprender de los errores. Los errores son útiles solo si se saben aprovechar para el futuro, aprender de los errores es esencial para un buen jefe, pero no solo de los propios, sino también de los de jefes anteriores que se tuvieron.

Servir de ejemplo. El mejor líder es aquel que práctica con el ejemplo, de poco sirve exigir puntualidad a los empleados, si el jefe es el primero que nunca llega a tiempo.

Tener objetivos. Los trabajadores siempre esperan que sea el jefe quien entienda los motivos últimos de las órdenes y los proyectos, tener objetivos claros es esencial no solo para ser un buen jefe, sino para un buen desarrollo de la empresa. Si el jefe tiene los objetivos claros, también los empleados tendrán clara la finalidad de sus acciones.

Saber delegar. Muchas mujeres creen que delegar es un signo de debilidad, pero el mejor jefe es aquel que sabe cuáles son las capacidades de sus trabajadores y que es consciente de que puede dar parte del trabajo a otras personas sin que la empresa sufra por ello.

La confianza, clave para ser el mejor jefe

Una mujer que ha llegado a un puesto de poder, ya ha demostrado su valor en el trabajo que desempeña así como aptitudes suficientes para desarrollar un cargo de responsabilidad.

Ser el mejor jefe es cuestión de tener confianza en las propias posibilidades, pero, sobre todo, en el personal al que se dirige.

Etiquetas:
  • Pingback: Día de las Águedas: las mujeres "al mando"