Cotilleos

Muere preso político cubano

Luego de una prolongada huelga de hambre, ha muerto Zapata Tamayo, un cubano condenado en 2003 a 28 años de cárcel por una cuestión de conciencia. Así de simple y así de trágico.

Solamente por pensar diferente al régimen que impera en Cuba desde hace décadas fue condenado. Solamente por reclamar que se reconozca su condición de preso político, y pelear con la única arma posible para un preso, la huelga de hambre, ha muerto.

Por supuesto que reconocemos los logros del gobierno de Cuba. La alfabetización y la baja mortalidad infantil son solo dos índices que muestran resultados muy notorios. Pero la falta de libertad absoluta en la isla es tan notoria como esos logros.

Tal vez, y solo tal vez, esta muerte sirva para algo. La condena internacional se impone y alguna consecuencia puede llegar a ser un hecho palpable. Sin embargo, el costo es demasiado alto, aún si se llega a un resultado positivo.

Imagen: news.yahoo.com