Sex and Life

Mitos sobre el sexo anal

Young intimate couple during foreplay at their home

Innovar en la cama es algo que todas las parejas deberían hacer para mantener viva la pasión y disfrutar al máximo del sexo.

Sin embargo y a pesar de la época llena de modernidad en la que estamos viviendo, son muchas las personas que no se atreven a lanzarse de lleno a la práctica del sexo anal.

Y es que esta forma de gozar del sexo y la pasión todavía está plagada de mitos que provocan que sean muchas las parejas que no se atreven a incluirlo en sus relaciones sexuales. ¡Acabemos con las falsas creencias y disfrutemos del sexo anal, sexo seguro!

¿Doloroso o indoloro?

Sí, es cierto, lo normal es que el sexo anal sea algo doloroso, pero esta sensación no dura siempre, sino que tan solo está presente en las primeras relaciones sexuales. Y es que, a diferencia de la vagina, el ano no está preparado para la penetración, lo que provoca que, antes de introducir el pene con total soltura, sea necesario lubricarlo al máximo, lo que hace que el sexo a través de esta vía sea más doloroso al principio, algo que se acaba con el paso de los días, momento en el que pasa a ser tremendamente placentero.

El sexo anal no es denigrante para las mujeres

Hay muchas féminas que piensan que el sexo anal es denigrante e, incluso, se sienten sucias pensando tan solo en practicarlo. No obstante, si te encuentras dentro de este grupo es importante que descartes esta idea de inmediato, ya que practicar el sexo anal es algo de lo más normal y placentero, especialmente si lo llevas a cabo junto a alguien a quien amas.

Miedo al liberalismo

¿Temes que tu pareja te trate de demasiado liberal por pedirle que os animéis a practicar el sexo anal? ¡Pues quítate este pensamiento de la cabeza de inmediato! Y es que, cuando estés con alguien, nunca debes tener miedo de comentarle tus pensamientos, especialmente en lo que respecta a las relaciones sexuales, ya que hablando se entiende la gente y juntos podéis descubrir actividades muy placenteras con las que pasarlo en grande.