Salud

Novedades en torno al metal en el pescado

metal en el pescado

El pescado es un alimento esencial en una dieta equilibrada, y son varias las razones por las que consumir el pescado con cierta frecuencia. Para la mujer, el aporte de ácido fólico y ácidos grasos del pescado es esencial durante todas las etapas de la vida, pero, sobre todo, durante el embarazo y la menopausia, el pescado se convierte en un “must” de la dieta.

Hace algunos años saltó una alarma en torno al pescado, algunas variedades resultaban muy nocivas para la salud, y el motivo era que, supuestamente, tenían un alto porcentaje de metales pesados, tales como mercurio o plomo, que podían causar problemas digestivos, cardíacos, alergias, … Pescados como la panga, el atún, el bacalao o los mejillones desaparecieron del plan alimenticio de muchas familias por miedo a las consecuencias de consumir metales pesados.

Ahora un estudio elaborado por la Universidad de Granada revela la verdad sobre el metal en el pescado: no hay riesgo para la salud.

El metal en el pescado

Solo el 1% de los pescados de los caladeros españoles han mostrado presencia de metales pesados, eso sí, su porcentaje no supera los límites permitidos por la OMS, y su consumo es adecuado para toda la familia.

Las variedades de pescado y marisco con más porcentaje de estos metales son el pez espada, los mejillones y los berberechos, pero son aptos para el consumo humano, siempre que se integren en una dieta variada. De la lista desaparece ahora la panga, que durante muchos años fue considerada como uno de los pescados más peligrosos para la dieta, porque se consideraba que su contenido en metales pesados era muy alto.

Apostar por una dieta variada

La mejor dieta es aquella que tiene en cuenta todos los tipos de alimentos, y en la que no faltan nutrientes esenciales, vitaminas, o grasas e hidratos de carbono, y en la que, por supuesto, el pescado forma parte de la dieta semanal.