Salud

Mensajes de auto-ayuda contradictorios

Los-autobronceantes-(II)

Hace algunos días hablábamos de la proliferación de libros de auto-ayuda que se dio en la década del 70  y su forma más evolucionada que vemos en el día de hoy, a través de cursos, seminarios y todo tipo de propuestas vía web.

Ya sea en su forma original de los 70, o en sus formas más evolucionadas, lo que queda claro que quien más se beneficia con la auto-ayuda es el auto-ayudador, por decirlo de alguna forma. Nada es gratis, a la larga o a la corta, hay que pagar.

Pero si pagamos y nos sentimos mejor, no hay problema. El punto es que hay mensajes que son tan contradictorios, que es muy complicado sentirse mejor con instrucciones que no se pueden seguir. Veamos los casos más frecuente.

Lo primero para ser un  ser espiritual, iluminado, profundo y trascendente, es dejar de lado el ego. Parece que el ego es una especie de enemigo mortal de la espiritualidad. Es lo que nos hace superficiales  y valga la redundancia, egoístas. Ok, es fácil dejo de lado el ego, trasciendo y me ilumino.

Siguiente paso es amarme a mi misma. Debo reconocer todo lo bueno y hermoso en mí. El punto es que si ya he hecho lo anterior no puedo hacer esto. Si dejo mi ego, me desato del mismo, ¿cómo hago para amarlo y halagarlo con tanto énfasis? Si lo he dejado de lado, ¿cómo hago para cada mañana decirme frente al espejo que me amo mucho?

Nuevamente mi mente superficial y vana me impide captar el mensaje. Me quedo con eso de no ser egoísta, tener un auto respeto lógico  y mucha consideración con los demás. No tanto espejo ni amor propio, más solidaridad.