Salud

Meditar invocando a Dios, un antídoto contra el dolor

Meditacion

No es ninguna novedad que para las personas con inclinaciones religiosas, la fe es la mayor fuente de fuerza y consuelo. Sin embargo, un estudio reciente de la Universidad de Ohio (EEUU), indica que el invocar a Dios, mediante cualquier manifestación, también funcionaría para el organismo como una especie de “antídoto contra el dolor”.

En la experiencia que se llevó a cabo, se dividieron tres grupos de personas. El primero pasó tres semanas meditando unos veinte minutos por día, repitiendo frases religiosas como: “Dios es amor”.

El segundo grupo debía meditar teniendo en mente y repitiendo frases optimistas (sin índole religiosa) como “Estoy feliz”. El tercer grupo simplemente tuvo que relajarse.

Luego los investigadores pusieron a prueba la tolerancia al dolor, midiendo cuánto tiempo cada grupo podía mantener la mano bajo agua a una temperatura de 2 grados.

El resultado fue contundente: el grupo que hizo una meditación enfocada a Dios tuvo una tolerancia mucho mayor al dolor, con un promedio de 92 segundos contra 49 de los otros dos grupos.

Imagen: ViciHealt

  • http://fotosdeltolimaydecolombia.blogspot.com/2007/08/la-patria-boba1810-1816.html Patria boba

    La sugestión funciona en todos los niveles, así como la fe; no es gratis que la mayoría de enfermedades sean psicosomáticas. Buen post.