Relaciones

Me gusta mucho pero está casado

Hace unos días mientras me dirigía hacia mi empleo por la mañana, tuve la oportunidad de escuchar esta frase entre dos chicas jóvenes en la estación del autobús:

Me gusta mucho pero es casado.

A decir verdad no puedo saber como seguía la conversación porque obviamente no quede ahí parado escuchando, pero no creo que sea muy diferente de lo que a mucha gente le sucede hoy en día –el agrado por una persona ya comprometida en otra relación–, sin embargo ahora el tema no se trata sobre lo que ella está sintiendo hacia el individuo en cuestión aunque sus sentimiento al igual que los de todos los humanos son importantes, sino sobre lo que ella hará a continuación en el sentido de la atracción por este hombre.

Seguramente hay miles de motivos para decir no a una relación que podría iniciarse en una infidelidad, pero quizá el único a tomar en cuenta es el hecho de que nada bueno puede iniciarse con base en el dolor de otros, y en este caso al menos una persona tendría que sufrir por el “amor” de otros, eso sin pensar en la posibilidad de que haya niños en ese hogar.

Así que si te estás sintiendo atraído/a por un hombre o mujer que ya tiene un compromiso como el matrimonio en sus hombros, el camino más saludable sin pensarlo dos veces es el renunciar a ese sentimiento, seguro dolerá en la medida que hayas dejado que prospere este sentimiento o atracción en ti, pero aún el dolor más grande que pudieras sentir no se compara o equipará con el que podrías producir a otros si continuas en ese camino.